17.7.21

En el umbráculo

 "Sitio cubierto de ramaje o de otra cosa que da paso al aire, para resguardar las plantas de la fuerza del sol". Así define el Diccionario de la Lengua Española, este sencillo recinto tan antiguo como el ser humano, y que los romanos conocían con el nombre de "umbraculum". Sin pretensiones de corrección a la docta institución, yo haría extensiva su funcionalidad al resguardo de personas y demás seres vivos. Sea como fuere, aquí dejo esta acuarela pintada en el umbráculo del Jardín Botánico de Valencia, a escasos días de que haga su entrada la canícula de verano.



3.7.21

Vistas de privilegio

El Jardín Botánico de Valencia se encuentra delimitado en dos de sus lados por edificaciones de más o menos solera. Las que recaen en la parte más profunda, son edificaciones más antiguas pero con reciente rehabilitación. Y a su lado, la parte posterior de la Casa de la Caridad, una institución centenaria dedicada a la atención de los más necesitados. El encuadre de la acuarela recoge algunas de esas terracitas que recaen al Botánico, y que gozan por tanto, de unas vistas de privilegio. Estamos en Julio, la temperatura es alta y el sol aprieta con intensidad. Los jardines ofrecen una sombra, una frescura y una paz, difíciles de conseguir en medio de tantos kilómetros de asfalto y de innumerables edificaciones. Acuarela pintada en papel sin marca reconocida, con unas dimensiones de 33 x 46 cm.



25.6.21

En línea de salida

 Así se encuentran los veleros amarrados en el puerto de Valencia. Parafraseando la terminología de la Fórmula 1, permanecen como si estuvieran esperando el semáforo en verde, para "calentar" neumáticos. La temperatura ambiental continúa subiendo y no hay sitio más fresco para pintar que la orilla de mar o los jardines bien sombreados. Hoy hemos elegido la orilla de mar, con unos veleros de diseño vanguardista -no por ello más bellos-, y la imagen del agua, ese agua siempre fresca y rebosante de vida.

Pintura realizada en papel Saunders de grano satinado, con unas dimensiones de 38 x 53 cm. Las acuarelas, Sennelier. 


18.6.21

Escultura religiosa

Los edificios religiosos nos dan maravillosas lecciones de lo que ha sido el arte aplicado a lo más elevado, a lo sobrenatural. Las fachadas son una buena muestra de ello y la escultura religiosa que en ellas se muestra no le va a la zaga en belleza, sea cual fuere el estilo que se utilizó. 

Sigo con mis prácticas con pastel - en forma de lápiz Faber-Castell en este caso-, y para ello he recurrido a dos preciosas esculturas de Leonardo Julio Capuz, talladas en torno a la segunda década del siglo XVIII, y que lucen en la fachada de la Iglesia del Carmen, de Valencia. He utilizado papel Mi-Teintes Touch, de color ocre, y en formato único de 50 x 64,5. Agradezco la colaboración de Javier Giménez Carpintero, con sus fotografías de excelente calidad. Espero que os guste.









4.6.21

Amenazaba lluvia...

...y llovió. Había transcurrido poco más de una hora cuando un fuerte chaparrón nos obligó a plegar caballetes y a refugiarnos en el interior de la Basílica de la Virgen (¿hay mejor sitio? 😊). El chaparrón persistió y tuvimos que terminar nuestros trabajos en casa. Pero los rasgos fundamentales ya estaban trazados. Estamos ante el Palau de la Generalitat Valenciana, un bello edificio del siglo XV. Visto desde la Plaza de la Virgen -éste es el caso-, llama la atención un enorme pino inclinado que "rompe" la esbelta imagen de su fachada, pero que es ya una institución como lo puede ser el Palau. 
Acuarela realizada sobre papel Saunders satinado, con unas medidas de 23 x 41 cm. En respuesta a algunas preguntas, decir que los colores utilizados son de la marca Sennelier.




 

30.5.21

La estación de tren

 Con cierta añoranza a mi Estación del Norte de Valencia pinto esta acuarela. Y el motivo de esa añoranza no es otro que la imposibilidad física de pintar en los andenes de la estación, esos andenes que tantísimas veces nos sirvieron de espera del tren que no llegaba, o de ese otro que venía con un familiar o amigo, o para hacer un trasbordo, ... o para una triste despedida. Nadie te pedía explicaciones sobre lo que hacías o dejabas de hacer. Actualmente, un ejército de guardias, celosos cumplidores de una incomprensible medida de seguridad, te impiden pintar en un rinconcito de esos andenes en los que ni molestas ni te molestan. Con esas medidas de seguridad, ninguna de las numerosas obras pictóricas centradas en el mundo de los trenes y de las estaciones hubieran visto la luz. Mis primeros pasos por este mundo trascurrieron por el paseo de la estación de un importante nudo ferroviario, hice el servicio militar en ferrocarriles, en el puesto de mando... y ahora compruebo con amargura que no puedo ni hacer un dibujo en la estación. Espero que alguien de Adif me pueda dar una explicación convincente. Os pido disculpas, queridos seguidores, por esta queja amarga.

Acuarela pintada sobre papel Saunders de grano fino, y con unas medidas de 31 x 41cm. Doy las gracias al desconocido autor que en su día la publicó en internet.



Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...